miércoles, 12 de enero de 2011

La paciencia....

¿Os acordáis de aquella especie de galletas pequeñitas con un bultito pequeñito en medio y que parecían tetas?...Eran una cosa así:



Se llamaban "paciencias". Yo recuerdo que mi madre las compraba mucho. Y no sé si precísamente por eso o a pesar de eso, la paciencia es una virtud de la que yo carezco.

No tengo paciencia!!!!...Y mira que me lo digo veces: "Raquel: tienes que tener pacieeeenciaa...". Pero siempre la cago!!

Pero a Dios pongo por testigo que esta vez no voy a caer en el frenesí, ni en la agitación, ni en la premura. Voy a respirar hondo, hondo, hondo y voy a conseguir terminar lo que he empezado. Y no sólo terminarlo: también lo voy a terminar con éxito pera sentirme orgullosa de mi hazaña....

Ah!...No tiene nada que ver pero mañana hará un mes desde que apagué mi último cigarrillo a las 11:13 de la mañana. Sigo con un mono terrible pero venciendo!! (y ya de paso engordando!)

Un saludo!!!!

4 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

La paciencia es/está muy buena (mi madre también me las compraba, y a veces, sólo a veces, parece que comí alguna más que tú). Enhorabuena por tu primer mes... y ya te compraré una bolsa bien grande de galletas, que algo harán!!!!

Atalanta dijo...

Qué ricas. Enhorabuena por ese primer mes. Vamos cambiando, enduriciéndonos o consiguiendo cosas que hace años ni por asomo. Ya sabes, paciencia.

kela dijo...

Gracias Ata!!! pásate por casa de Greta, me gustaría que me dieras tu opinión sobre la entrada!!!
Ah!!!...nunca me gustaron las paciencias...pfffff!!..jajaja

Qué violencia el palabro, por diossss:foustio....brrrrr....

Alicia Tantata Chan dijo...

Enhorabuena, champion!!

A mí si me gustan. Hace tres años, en la casa rural de Las Arribes en la que trabajé, las poníamos para acompañar el café, con un caramelo de violeta. Eran de las originales, las de Ledesma.

Besos! Tengo ganas de verte!